martes, 9 de junio de 2020

EXTERNALIZAR SERVICIOS ¿SI/NO?

Hace unos días alguien en LinkedIn publicó un post a favor de la externalización de servicios, mi comentario consistió en decir que la externalización, puede que si, o puede que no sea buena, depende.

En la entrada de hoy comentaré, según la experiencia de muchos años de trabajo, la experiencia que he vivido con varios tipos de externalización (tanto buenas como malas), y lo que pienso sobre este tema.


¿QUÉ ES EXTERNALIZAR?

Veamos primero cómo define la RAE la externalización "Decisión empresarial de eliminar un servicio interno dedicado a determinada actividad y contratar la prestación de esa misma actividad por un tercero ajeno a la empresa"


MOTIVOS PARA EXTERNALIZAR

Vista la definición, dos son las condiciones que definen la externalización;
  1. La existencia de un servicio actual.
  2. La contratación de alguien ajeno a la empresa para realizar dicho trabajo.

Vamos ahora con los motivos que, según mi opinión, podrían justificar la externalización.
  • Tecnológicos.
  • Organizativos.
  • Económicos.

Puede haber situaciones en las que confluyan dos o incluso los tres motivos a la vez, pero el motivo que supone más controversia, desde mi punto de vista, es el económico. Muchas de las decisiones que se toman para decidirse por la externalización se basan en las expectativas de disminuir costes o generar ganancias asociadas a la acción, hablaremos un poco de las distintas opciones.


MOTIVOS TECNOLÓGICOS.

Las tecnologías que se encuentran a disposición de las empresas actualmente tienen unas expectativas de obsolescencia a corto o muy corto plazo, mucho más corto cuando más intangible es ésta. La competitividad del mercado aconseja a las empresas intentar trabajar con las últimas tecnologías si quieren seguir vivas. 

Yo diferenciaría entre las tecnologías de utilización diaria como el software de gestión y el que permite la utilización de maquinaria de producción o ventas y la tecnología incluida en los equipos o maquinaria que no requiere atención continuada por parte de las personas. 

La tecnología de utilización continuada es básica para el funcionamiento de cualquier empresa y no sería candidata a la externalización, pero las empresas deberían de disponer de un buen programa de formación que permita la rápida adquisición de los conocimientos sobre su utilización por parte de los empleados y su habilidad para aprovechar al máximo su rendimiento.

La tecnología que no requiere de atención continuada como la que hace funcionar las maquinarias de producción podría externalizarse o no, dependerá de un análisis económico valorando todos los aspectos, y digo "todos los aspectos". La mayor equivocación sería tomar decisiones obviando todos los aspectos a tener en cuenta.


MOTIVOS ORGANIZATIVOS.

Los motivos organizativos serían aquellos que surgen cuando con la organización que se tiene actualmente no es posible alcanzar los objetivos por cualquier motivo, y se piensa que pueden lograrse utilizando servicios externos más eficientes o complementarios a los actuales. 

El lanzamiento de un producto en un mercado nuevo para la empresa, una demanda de producto importante e inesperada que no podemos asumir, la necesidad de tener un almacén regulador de producto para la venta en un lugar concreto, la necesidad de una logística de ventas o compras, etc. Pueden ser unos buenos ejemplos de motivos para decidir externalizar parte del negocio debido a la necesidad de tener que hacer frente a una situación cambiante que en caso de no afrontarla supondrá la pérdida de oportunidades de negocio.

Las externalizaciones en estos casos, tienen la función de hacer frente a una realidad que nos desborda, pero que no nos ofrece aún la certeza de que la situación sea mantenida en el tiempo. La oportunidad también facilita la comparación de los costes que tenemos con los de la externalización.

Para evaluar si es conveniente la externalización es muy importante analizar lo que queremos externalizar para ver si forma parte del conocimiento "básico" de valor del negocio, ya que podemos correr el riesgo de que no lo copien. La supervivencia puede depender de la decisión que tomemos.


MOTIVOS ECONÓMICOS,

Cuando hablo de motivos económicos me refiero a aquellas decisiones para decidir una externalización en las que la única variable que se analiza es el coste que tenemos frente al precio de la externalización.

De los tres motivos, éste suele ser el más utilizado y es un gran error hacerlo con un análisis tan simplista, mi opinión es que las personas que toman las decisiones sobre la externalización, generalmente no disponen de toda la información necesarios para tomarla acertadamente y se basan mayoritariamente en comparar el coste de la plantilla sustituida y precio que les ofrecen. Intentaré explicar los motivos para opinar esto.

Siempre se debe de hacer un análisis de la actividad que se ofrece por un precio menor que el nuestro, y el análisis no consiste en lo que nos cuesta contra lo que nos cobran, veamos algunos aspectos a tener en cuenta;
  • La capacitación. - El profesional debe de tener un nivel adecuado, y digo adecuado, al trabajo que se debe desarrollar, muchas subcontrataciones se realizan por personas que tienen déficit de formación y experiencia, lo que se traduce en una disminución de la capacidad de solucionar problemas.
  • Negocio asociado oculto. - Puede que la externalización ponga en manos de externos la compra de materiales, las reparaciones de equipo o la subcontratación con terceros, lo que podría convertirse en una manera de conseguir ingresos extra para los proveedores externos.
  • La convivencia. - Normalmente, los trabajadores de empresas externalizadas suelen verse como elementos "extraños" por el resto de la plantilla, lo que lleva a la formación de "tribus" distintas en perjuicio de la efectividad.


MI OPINIÓN SOBRE LOS DISTINTOS MOTIVOS DE EXTERNALIZAR

Por causas tecnológicas. - Tiene sentido realizando un buen análisis para que no se haga sobre sistemas esenciales de los que dependan procesos importantes ni sobre sistemas que requieran intervenciones continuadas.

Por motivos organizativos. - Es aconsejable cuando tenemos situaciones de crisis para cumplir objetivos de cualquier tipo, pero siempre que la externalización tenga una dirección y control por parte de la empresa y esté al corriente de lo que pasa.

Por motivos económicos. - Es la que creo que tiene menos sentido, y me explico; si alguien puede hacer algo más barato que nosotros es que tenemos un problema. Si los trabajadores externos son mejores que los nuestros es porque los nuestros son peores por algún motivo (analizar). Si son como los nuestros y cobran menos es porque nuestros RRHH no están a la altura (analizar). Si los externos son tan buenos como los nuestros y cuestan lo mismo que los nuestros, el problema lo tenemos en beneficios paralelos ocultos para nosotros por parte de la externalización (analizar).

Os animo a opinar sobre el tema.

jueves, 5 de diciembre de 2019

ESTUDIOS, EMPRENDIMIENTO Y FUTURO

Bienvenidos de nuevo a los lectores del blog.

Hace tiempo que no ponía ningún post, posiblemente porque al estar realizando un proyecto ilusionante en el voluntariado en el que participo (www.secot.org) he estado más ocupado. A lo largo del post os cuento de que va.


Primero, deciros que nuestro objetivo como voluntarios es ayudar a emprendedores con sus ideas para poner en marcha su proyecto. Emprendedores y pequeñas pymes que necesitan asesoramiento sobre alguno de los temas relacionados con su negocio son el colectivo en el que nos enfocamos.

Os diré también que mi opinión sobre el mercado laboral es que se encuentra en constante cambio para las personas que se encuentran ya trabajando, y desafortunadamente para los trabajadores, los cambios se producen con una frecuencia cada vez más corta en el tiempo.

Si esto es un problema para las personas que trabajan actualmente, mucho mayor lo es para los estudiantes que piensan acceder al mercado de trabajo en el futuro.

En el futuro, será una situación que determinará que los conocimientos y las habilidades de las personas deban cambiar muchas veces durante la vida laboral, lo que hoy es actualidad en pocos años ya no es necesario, y las consecuencias será que las empresas y los trabajadores solo tendrán un camino EL CAMBIO CONSTANTE, y cada vez en un espacio temporal más corto.

Los retos para los trabajadores son;
  • La ADQUISICIÓN constante de nuevas habilidades. 
  • La ADAPTACIÓN a las nuevas maneras de entender las cosas.
  • El CAMBIO frecuente de trabajo.

Una buena manera de hacer frente a esta situación es el emprendimiento. El emprendimiento no garantiza el éxito, pero el perfil del emprendedor bien formado y con las herramientas adecuadas facilita la adquisición de nuevos conceptos que permiten la adaptación para el cambio con muchas más garantías. El emprendimiento le aporta al emprendedor el control personal de su futuro, el compromiso con uno mismo y la satisfacción de decidir por nosotros mismos.

Bueno, una vez hecha la introducción os diré que hemos puesto en marcha un programa de colaboración con el instituto de FP Lloixa de San Juan de Alicante, y que consiste en fomentar el emprendimiento entra los alumnos de último curso, ¿Cómo lo hacemos? os lo explico.

La duración del programa es de unos cuatro meses, y se basa en dos actividades básicas;
  • La difusión de herramientas adecuadas para el emprendimiento.
  • El refuerzo con técnicas necesarias para manejar las herramientas.

Los alumnos forman una serie de grupos, y cada uno de los grupos decide practicar con el tema del proyecto que considera más oportuno.

Cada uno de los grupos formados recibe el tutelaje de uno de nuestros voluntarios asesores, que le acompaña durante todo el proceso explicándole los pasoso a seguir para el correcto desarrollo de su idea. Es un proceso metódico basado en las mismas herramientas que utilizamos para los emprendedores reales que asesoramos. El objetivo es que entren en contacto con la cultura del emprendimiento y que sepan cómo se manejan las situaciones.

Cuando algunas de las actividades que realizamos requieren algún tipo de técnica de trabajo como organizar un grupo de trabajo, tener en cuenta la marca personal, etc. les aportamos la información necesaria al respecto.

Al final del proceso daremos los consejos oportunos para que pueden presentar sus proyectos de manera ordenada, basándose en aquellos aspectos que pudieran ser relevantes para un inversor.

Naturalmente, nada de esto sería posible sin la inestimable ayuda y colaboración del centro y de las profesoras implicadas en el programa.

En fin, que quería compartir con vosotros nuestra pequeña aportación para que los estudiantes actuales, futuros trabajadores, dispongan de unas capacidades y conocimientos que les permita en el futuro disponer de un conocimiento más amplio de las posibles alternativas que tienen a su disposición. Que sean ellos mismos los que decidan su futuro, y además que puedan hacerlo en lo que les guste.

Gracias a los que me seguís, especialmente a las personas de Latinoamérica, que son muchos y que suelen hacerme alguna consulta que otra sobre algún tema. Como siempre a vuestra disposición para lo que queráis plantearme.


domingo, 14 de julio de 2019

GESTIÓN DE PEQUEÑAS EMPRESAS III, RECURSOS Y COLABORADORES

LOS RECURSOS NECESARIOS Y LOS COLABORADORES


Saludos a todos de nuevo, seguimos con la serie de entradas sobre el emprendimiento.

En la segunda entrada sobre el tema os hablé sobre los aspectos legales y sobre la preparación del emprendedor. Hoy trataré sobre los recursos necesarios y los colaboradores.

Tal como hice en las entradas anteriores, os pongo al principio el guion de todo lo que vamos viendo en la serie, puede ser de ayuda para quien entre en ese post sin haber visto los anteriores.


Recordaros que, una empresa es una organización que consume recursos, y que durante su funcionamiento ingresa más recursos de los que ha utilizado. Parece una tontería, pero es lo primero que se debe de tener en cuenta, tanto si se quiere emprender como si ya tenemos una empresa funcionando.

El guion que seguido es el siguiente:
* Los colaboradores.
* El motivo de los ingresos.
* La competencia.
* La longevidad en el tiempo.

Los tres primeros puntos ya los hemos visto anteriormente, por medio de los enlaces podéis entrar en ellos. 

Recordaros también que es una clasificación particular mía, pero que pienso que compartiéndola públicamente podría ayudar de alguna manera a emprendedores y pequeños empresarios.

Comenzamos con el primer tema de hoy.


LOS RECURSOS NECESARIOS

Veamos en primer lugar qué son "los recursos necesarios". Los recursos necesarios es todo aquello que necesitemos para poner en marcha nuestra idea. Veamos qué es lo que yo considero necesario y el motivo por el que lo digo.

El conocimiento. -Debemos conocer el producto que ofrecemos, que no tiene porqué ser un producto físico, puede ser un servicio, o una combinación de ambos. 
Si es un producto sabremos exactamente cómo funciona, los problemas y las ventajas que tiene respecto a los que se encuentran en el mercado, así como los precios a los que se hacen las transacciones.
Si es un servicio, dispondremos de toda la información relevante sobre cómo se está prestando el mismo en el mercado, el precio que se paga por él y la utilidad del mismo para los clientes.


La información. -Estamos saturados de noticias en las que se vienen advirtiendo que la información es un valor cada vez más importante, es cierto, el análisis de los datos existentes nos permiten conocer lo que nuestra futura competencia tiene actualmente en el mercado, así como el grado de aceptación de los usuarios/consumidores. También podemos recabar información sobre las necesidades que no están cubiertas, o están cubiertas en parte.
Todos los datos que podemos recopilar los debemos de convertir en "información útil" para nuestro proyecto para que nos permitan valorar todas las opciones y variantes que podemos elegir para diferenciarnos en nuestra idea. 
Recopilar información sobre costumbres de consumidor, su poder adquisitivo, los targets de edades, etc. nos permitirá decidir la manera en la que podríamos diferenciarnos de la competencia para facilitar nuestro éxito.


Los medios. -Debemos realizar una lista pormenorizada con todos los medios que son "necesarios" para llevar a cabo nuestro proyecto, entre los medios necesarios incluiremos la formación, y valoraremos económicamente cada uno de ellos. Como ejemplos tendríamos la maquinaria necesaria,
el software, vehículos, alquileres, cursos, mobiliarios, envases, material de Mk, etc. Que no se nos olvide nada.

Las personas. -Le llamo las personas, no los puestos, ya tiene la suficiente importancia como para hacer fracasar o triunfar el proyecto. Si bien es importante que los puestos están ocupados por personas que tengan el conocimiento profesional necesario para llevar a cabo su labor, sin las cualidades personales adecuadas no se conseguiría un rendimiento óptimo del puesto. Pensamientos como "es mi amigo de toda la vida" "tengo un familiar que necesita trabajar" etc. Los puestos deben de cubrirse con las personas adecuadas, no adoptemos decisiones basadas en las emociones. Lo que definiremos es la cualidad de cada puesto, pondré un ejemplo para que lo veamos mejor;

"Tengo un amigo que se encargará de tramitar los pedidos y canalizar las quejas de clientes, no parece un trabajo complicado y domina las aplicaciones que utilizaremos"

El "amigo" ha resultado que no le da importancia a que los pedidos salgan en la fecha que quiere el cliente, los agrupa según el trabajo que tiene y cuando los clientes llaman por algún problema les discute para decirles que la culpa no es de él que es de los demás.

Como vemos, el dominar unas aplicaciones informáticas y ser amigo, no garantiza que pueda ocupar el puesto.


Los recursos económicos. -Una vez tengamos los pasos anteriores realizados, estaremos en situación de conocer si podremos llevar a cabo el proyecto con nuestros recursos o si necesitaremos financiación o inversores. Para la financiación nos requerirán un plan detallado en el que podamos demostrar que nuestra idea tendrá éxito, el financiador quiere seguridad de que recuperará su dinero y de que conseguirá un beneficio. El inversor puede que quiera una parte del negocio en el que `pueda tomar decisiones sobre el mismo, o que se conforme con aportar recursos a cambio de un beneficio. Tendremos que analizar lo que más nos interesa pensando en el futuro.

Si resumimos los recursos necesarios, veremos que un excelente conocimiento de lo que queremos hacer y una buena información de lo que sucede nos permitirá definir los medios para nuestro proyecto, que a su vez nos definirá con qué personas contaremos. Por último, la búsqueda de los recursos económicos es el gran muro que suele quedar al final, si utilizamos una buena técnica podremos sortearlo y alcanzar el objetivo.


LOS COLABORADORES

Los colaboradores a los que me refiero no son los socios, inversores, etc.

Lo que yo llamo colaboradores serían personas que estarían dispuestas a aportar algo intangible, pero con mucho valor para nuestro proyecto.

Podemos hablar con alguien que haya intentado hacer algo parecido a lo que queremos hacer, pero que no haya tenido éxito. Le podemos pedir consejo, y si lo sabe, que nos diga las barreras que se encontró y cómo pudo sortearlas, si es que pudo.

Podríamos pedir consejos a expertos que posean alguna habilidad que no dominemos lo suficiente.

Otra opción sería realizar productos de prueba para testearlos con amigos y conocidos.

Otra posibilidad que aconsejo podría ser buscar alguna organización sin ánimo de lucro, con personas expertas que puedan tutelar nuestro proyecto. La organización en la que colaboro en España como voluntario SECOT, es una de ellas, pero seguro que en otros países también encontraréis alguna similar,


Esto es todo por hoy, en la próxima entrada no vemos.

lunes, 10 de junio de 2019

GESTIÓN DE PEQUEÑAS EMPRESAS II, ASPECTOS LEGALES Y EMPRENDEDOR



Hola de nuevo a todos los que tenéis la buena costumbre de leer mis blogs.

En la entrada anterior comencé una serie sobre emprendimiento, y para refrescar la memoria, o para información de quien haya visto esta entrada, y no la otra, comento algo sobre la misma para continuar después donde lo dejé.



¿QUÉ ES UNA EMPRESA?

Tenemos hoy la segunda entrega de una serie en la que comparto con vosotros mis opiniones sobre este tema. Repito en primer lugar, parte de la entrada anterior, para que nos situemos de nuevo sobre línea de mis comentarios.

Sobre todo, una empresa es una organización que consume recursos, y que durante su funcionamiento ingresa más recursos de los que ha utilizado. Parece una tontería, pero es lo primero que se debe de tener en cuenta, tanto si se quiere emprender como si ya tenemos una empresa funcionando.

Partiendo de esta primera premisa, intentaré comentar aquellos aspectos que pueden estar más o menos relacionados con el éxito a la hora de conseguir el objetivo de generar más ingresos de los que se consumen. Propongo la siguiente clasificación para el análisis.
* La motivación por el proyecto.
* Los aspectos legales.
* La preparación del emprendedor/empresario.
* Los recursos necesarios.
* Los colaboradores.
* El motivo de los ingresos.
* La competencia.
* La longevidad en el tiempo.


Vaya por delante que es una clasificación particular mía, pero que pienso que compartiéndola públicamente podría ayudar de alguna manera a emprendedores y pequeños empresarios.

Como en la entrada anterior comenté "La motivación del proyecto", en la entrada de hoy seguiremos el orden dispuesto y comentaré "Los aspectos legales" y "La preparación del emprendedor/empresario"


LOS ASPECTOS LEGALES

No podré hablar mucho sobre aspectos legales concretos, ya que en cada país existe una legislación y unas maneras distintas para poder emprender. Tengo seguidores en muchos países del mundo y sería una tontería por mi parte comentar sobra los aspectos legales en España, que es desde donde escribo.

Pero tampoco quiero dejar de opinar sobre aspectos que podrían ser comunes para muchos de vosotros, y que puede que os sirva y los podáis tener en cuenta.

Los requisitos legales necesarios para poner en marcha una empresa son distintos de un país a otro, pero el sentido común nos indica que antes de decidirnos por emprender, debemos de conocer las reglas del "juego".

Posiblemente existan varias posibilidades de poner en marcha vuestro proyecto, y si analizáis bien las condiciones de cada una de las posibilidades encontraréis ventajas e inconvenientes. 

Cómo influirá la manera que elijamos para poder contratar a empleados en el caso de ser necesario en el futuro, cómo afectaría al patrimonio particular una situación en la que fracasara el proyecto y tengamos deudas, si lo opción que decidimos seguir nos permitirá crecer todo lo que queramos o si, por el contrario, podría ser una opción temporal hasta alcanzar una dimensión determinada y cambiar posteriormente a otra opción más favorable.

Yo aconsejo que creéis una tabla de doble entrada en la que podáis ver juntas las diferentes opciones que tenéis, y una vez contéis con toda la información elaboréis vuestra ruta de emprendimiento para intentar adaptaros a ella.

Es posible que existan ayudas para poder hacerlo de una manera determinada, pero yo aconsejo que no os dejéis llevar por esto si no os interesa en el futuro, en algunos casos, las condiciones para acceder a las ayudas no interesan. Si investigáis bien las "ayudas" que se ofrecen, algunas están pensadas para no darlas, bien porque el tiempo para acceder es muy corto, bien porque no se conoce cuando se recibirán, etc. Mi opinión es que si vuestra idea debe mantenerse con ayudas no será viable en el tiempo.


LA PREPARACIÓN DEL EMPRENDEDOR/EMPRESARIO

Éste es un apartado muy interesante, y que puede que haya seguidores que no compartan mis ideas, lo entiendo perfectamente. Yo daré mi opinión, que es tan válida como otra cualquiera.

La preparación "formal".- Llamaré así a lo que oficialmente piensan que sabemos, es decir los estudios de cada uno, los cursos que haya hecho, seminarios, masters, etc.

He conocido personas con tres carreras universitarias cuya adecuación para el mundo laboral dejaba mucho que desear, pero también he conocido personas que sin estudios universitarios tienen un alto rendimiento en el trabajo. Bajo mi punto de vista, el nivel de estudios no es determinante para realizar bien un trabajo, mucho menos para el emprendimiento. No tengo en cuenta el emprendimiento basado en investigación, se sale de lo que son emprendedores habituales.

Como ya comento en un post anterior, pienso que el sistema de formación actual está obsoleto. Si recibimos formación para poder desenvolvernos en el mundo laboral durante el primer tercio de nuestra vida, y posiblemente no conozcamos lo que demandará el mercado del trabajo dentro de diez años, las personas que se forman continuamente son las que tienen mayor probabilidad de permanecer en el mundo laboral.

Aplicando esto a los emprendedores, no es el nivel de estudios lo que determina el éxito de vuestro proyecto (aunque ayuda), hay dos valores básicos; la adaptabilidad y la mejora continua.

La adaptabilidad es lo que ha permitido a la humanidad sobrevivir en el planeta, los pueblos se han ido adaptando, y si ha sido necesario se han desplazado. Las personas que desean emprender deben adaptarse continuamente a legislaciones, nuevos materiales, competencias de otros emprendedores o productos, productos nuevos, etc.

La mejora continua tiene que ver con la competencia. Continuamente están cambiando los productos, la forma de comercializarlos, la manera de gestionar empresas y personas.... cambia el mundo. Los vendedores de hace 20 años no utilizaban ordenadores, las mercancías se descargaban y cargaban a mano en el 90% de los casos, las personas vivían cerca de las fábricas, etc. Comento cosas que han cambiado en un periodo de tiempo que es menor, que una vida laboral de la persona. 

Como vemos, yo aconsejo tener dos cualidades básicas; estar dispuesto a adaptarse a todo tipo de cambios en su empresa y en el entorno, y mejorar en todo momento lo que se hace en su empresa, y para ello hay un recurso que utilizará en abundancia SU TIEMPO.


Termino aquí la entrada de hoy, en la siguiente seguiré con los temas que nos faltan.


domingo, 19 de mayo de 2019

GESTIÓN DE PEQUEÑAS EMPRESAS I, ¿QUÉ ES UNA EMPRESA?



Hola de nuevo a todos los que tenéis la buena costumbre de leer mis blogs.

Hace algunos meses que no publicaba nada, he estado un poco atareado con un asesoramiento que realizo como voluntario, y cuyos beneficiarios son los emprendedores que quieren iniciar negocio con una idea y las pequeñas empresas que necesitan ayuda.

Voy a comenzar con una serie de entradas (y que en este momento no sabría decir cuantas serán) sobre tomas que podrían ser comunes a los emprendedores. Comenzaremos por lo más básico, y que la mayoría de emprendedores no tiene claro.




¿QUÉ ES UNA EMPRESA?

Sobre todo, una empresa es una organización que consume recursos, y que durante su funcionamiento ingresa más recursos de los que ha utilizado. Parece una tontería, pero es lo primero que se debe de tener en cuenta, tanto si se quiere emprender como si ya tenemos una empresa funcionando.

Partiendo de esta primera premisa, intentaré comentar aquellos aspectos que pueden estar más o menos relacionados con el éxito a la hora de conseguir el objetivo de generar más ingresos de los que se consumen. Propongo la siguiente clasificación para el análisis.
* La motivación por el proyecto.
* Los aspectos legales.
* La preparación del emprendedor/empresario.
* Los recursos necesarios.
* Los colaboradores.
* El motivo de los ingresos.
* La competencia.
* La longevidad en el tiempo.


Vaya por delante que es una clasificación particular mía, pero que pienso que compartiéndola públicamente podría ayudar de alguna manera a emprendedores y pequeños empresarios.



LA MOTIVACIÓN POR EL PROYECTO

Es lo primero que se debe plantear, ¿Qué motivo se tiene para dar el paso?
- No tienes ingresos ni trabajo.
- Te gustaría tener tu propia empresa.
- Un familiar se retira y tienes que hacerte cargo del negocio.
- Piensas que tienes una idea o producto que es único.

Yo diría que dentro de las cuatro opciones anteriores podríamos clasificar todos los motivos que las personas podrían tener para decidirse a dar el paso, analicemos cada una de las motivaciones.

No tienes ingresos ni trabajo. - De todas las opciones esta es la que menos garantías de éxito podría tener, y los motivos son obvios. El emprendedor se encuentra en una situación de presión debido a la urgencia en la toma de decisiones, es España existe un subsidio de desempleo, y también existe la posibilidad de capitalizar el mismo para emprender como trabajador autónomo.

La situación puede agravarse si la cantidad disponible para la capitalización del subsidio no es suficiente para emprender, y se decide buscar financiación entre familiares y allegados o en bancos que confíen en el emprendedor hipotecando sus bienes.

Existe un riesgo muy alto de quebranto, ya que sacar adelante un negocio requiere conocer el producto o servicio en el que se basa (saber hacer) el mismo, saber cómo funciona (conocer el sector) el mercado, estar bien informado sobre la (análisis DAFO(FODA) competencia y saber cómo actuar (conocimientos de gestión) ante las distintas situaciones.

Puede que se domine alguna de las habilidades que se requieren, pero seguro que la presión por la inmediatez de la decisión da como resultado que se tengas lagunas en alguna de ellas, y el resultado pude ser catastrófico; no poder devolver el dinero que nos han prestado amigos o familiares, pérdida de patrimonio en garantía.

Como vemos, la situación que nos podemos encontrar es mucho peor que la que teníamos antes del emprendimiento.

Te gustaría tener tu propia empresa. - Es una opción fuertemente asociada por la inquietud empresarial, y en principio no sería una mala motivación de partida. Las personas que tienen la inquietud de establecerse por su cuenta suelen dedicar tiempo a informarse de todo aquello que suele ser necesario para emprender.

Los aspectos a mejorar para poder hacerlo quizás se encuentren en la falta de experiencia en aquellos aspectos relacionados con la experiencia real de hacerlo. El gestionar adecuadamente los recursos de todo tipo, la complejidad de las relaciones con los clientes, etc.

Un familiar se retira y tienes que hacerte cargo del negocio. - Aquí nos encontraríamos bajo una situación de fuerte presión por responsabilidad. Podríamos tener experiencia en el mismo o, por el contrario, podría ser que nunca hayamos prestado atención al mismo y debamos hacerlo ahora de manera urgente.

Si tenemos experiencia en el negocio por haber estado trabajando en el mismo, pero no lo hemos hecho como gestor del mismo, partimos con la ventaja de tener un negocio en marcha, con unos proveedores, clientes, y puede que hasta personal que nos generan ingresos.

En cambio, si no hemos tenido experiencia en el mismo, y debemos de asumirlo, se esfuma la ventaja y partiríamos en peores condiciones.

Uno de los problemas principales que encontraremos es que ya existe una manera de gestionar establecida por los gestores anteriores, y los cambios que pensemos que deben realizarse suelen crear conflictividad si no se consensuan adecuadamente.

Los retos que se presentan ante esta situación son la realización de un análisis general del negocio para evaluar su evolución, el estado actual y la previsión de futuro del mismo, y lo más importante, hacerlo de la manera adecuada para que la persona que abandonará el negocio esté al corriente de los análisis que realizamos y entienda el motivo de los cambios que queremos hacer.

Piensas que tienes una idea o producto que es único. - Esta sería la opción de la mayoría de las personas que se deciden a emprender, han desarrollado una idea durante bastante tiempo, se han retroalimentado con la posibilidad de éxito si la llevaran a cabo, y tienen un fuerte deseo de llevarlo a la práctica.

Lo normal es que se hayan centrado en su idea, pero que no hayan dedicado mucho tiempo al resto de aspectos relacionados con un negocio. Una idea brillante, por si sola, no garantiza el éxito de un negocio.

La elección de las personas que colaborarán con em emprendedor, y de nuevo, la gestión de clientes proveedores, competencia, etc. pueden llegar a ser una piedra en el camino, o quizás el uro insalvable para poder seguir.


Bueno por hoy ya tenemos bastante, en la próxima entrada del blog seguiremos con los aspectos legales y demás temas pendientes.

Mi consejo de hoy; buscar siempre alguien que os pueda aconsejar, que tenga la capacidad de haceros ver todos aquellos aspectos que se os han pasado por alto, y que los entendáis antes de decidiros a emprender o a gestionar un negocio. Seguro que saldréis ganado si lo hacéis.

Si queréis comentar sobre el tema lo podéis hacer en el blog, o me podéis mandar un email a elmejorexperto.as@gmail.com

Un saludo a todos.